En un partido bastante trabado Peñarol y Nacional empataron 0-0 en el Campeón del Siglo. El resultado le sirve al manya para mantener distancias respecto a su rival.

El duelo tuvo un trámite bastante previsible respecto al momento de cada equipo, siendo el manya quien llevó la iniciativa pero sin poder vulnerar a una defensa tricolor muy segura con dos figuras de gran partido como Cristian Almeida y Mathias Laborda.

Los primeros 30 minutos se jugaron a lo que quería Nacional siendo muy directos ambos equipos y sin permitir las conexiones entre líneas de Torres, Cepellini y Gargano. En ese tramo Alfonso Trezza tuvo dos oportunidades claras que pudieron suponer la ventaja para el bolso.

Cuando el desgaste físico por la presión comenzó a hacer mella en ambos equipos y empezaron a aparecer espacios fue el manya quien pasó a dominar y en el final de la primera parte tuvo un par de oportunidades a impulso de las apariciones de Facundo Torres, que incluso estrelló un remate en el palo.

Para la segunda parte ambos técnicos decidieron iniciar sin cambios y el trámite se mantuvo como el final de la primera parte con Peñarol dominando.

En ese segundo acto el manya llevó la iniciativa por completo al punto que los únicos remates claros de Nacional al arco fueron en los descuentos con llegadas de Bergessio y Trasante, en el resto la visita solo se defendió.

No obstante pese al dominio, Peñarol no estuvo rápido en la circulación de balón y por ende no tradujo ese dominio territorial en muchas chances claras de gol.

A eso se sumó que cuando a los 70 minutos tuvo que salir Facundo Torres, sentido tras su milagrosa recuperación, se le terminaron las ideas y comenzó a repetirse en centros frontales, facilitando la tarea a la defensa tricolor.

Así cuando Andrés Matonte pitó final el resultado parecía no dejar del todo molestos a ambos técnicos. Nacional por lograr neutralizar a su rival y Peñarol por mantener la ventaja.

Destaque para el buen arbitraje de la terna que siempre privilegió la continuidad del juego y acertó en jugadas claves como la mano de Diego Polenta sancionando con amarilla y no roja. Matonte tuvo un solo error notorio al no amonestar a Brian Ocampo por una falta a Cannobio, lo que a la postre por una segunda infracción, hubiese derivado en la expulsión.

Por Iván Antúnez

Vergarense, periodista y futbolero enfermizo. Actualmente integrante del equipo de @futbolclubuy e @infoTNU. Antes en @RadioUruguayuy

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *