Peñarol ganó, gustó y goleó 3-0 casi sin despeinarse a Wanderers para ser único líder del clausura. Bálsamo importante tras la eliminación copera.

El conjunto de Mauricio Larriera, con varios cambios, fue dueño del duelo de principio a fin, sin necesidad de jugar un gran partido. Ignacio Laquintana fue la gran figura de la noche con dos goles y muchísima movilidad en ofensiva.

En el primer tiro al arco el manya se puso en ventaja con gol en contra de Hernán Rivero y desde allí casi no hubo partido.

El dominio mirasol fue claro, y el 1-0 al entretiempo le daba vida al bohemio.Pero el técnico de la visita, Daniel Carreño eligió no cambiar nada de su equipo y esperar a la reacción de sus futbolistas. Para cuando quiso cambiar perdía 2-0 y ambos jugaban con 10, ya era una empresa casi imposible la remontada.

Es que a los 7 del segundo tiempo Laquintana se internó en el área y tras un buen pase de Torres marcó su gol, su reivindicacion ante lo que vivió y líquidó a su vez el duelo.

Minutos después Edgar Elizalde es correctamente expulsado por el árbitro Matonte y cuando se preparaban variantes para quemar las naves vagabundas el lateral Hernán Petryck mete un planchado en la cara de la argentino Damián Musto y sentencia el duelo.De allí en más no había partido, el tercer gol llegó tras una jugada por izquierda cuando ya era un mero trámite para el final.

En síntesis buena victoria carbonera para encarar una semana compleja donde se quedará sin sus jugadores seleccionados y deberá recomponerse para intentar seguir líder.

Párrafo aparte para el brasileño Neto Volpí, poco exigido por los delanteros bohemios pero con buenas respuestas y una declaración del DT que deja en duda la titularidad fija de Kevin Dawson.

Por Iván Antúnez

Vergarense, periodista y futbolero enfermizo. Actualmente integrante del equipo de @futbolclubuy e @infoTNU. Antes en @RadioUruguayuy

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *