Nacional venció 2-0 a Sud América en una tarde/noche que de a poco tienden a ser agradables en tiempos de primavera, siendo este caso el Estadio Víctor Alfredo Viera de Wanderers el escenario del cotejo.

El partido comenzó de manera intensa en ambos equipos, principalmente en los albos con Alfonso Trezza que salió «a comerse la cancha» apostando a las defensas «pressing» sobre el fondo buzón, además de ser primera opción de pase en el ataque directo tricolor. Corría el tiempo, y de a poco los dirigidos por Martín Ligüera hacían notar su dominio en cancha, donde Maximiliano Cantera nuevamente de centrodelantero arrastraba marcas para luego habilitar en ofensiva a Alfonso Trezza/Camilo Cándido. Minutos más tarde, era Diego Rodríguez otro talento que de a poco iba agarrando confianza en la mitad de cancha, haciendo foco a que hoy tuvo un sólido y aplicado partido.

Aproximándose al ecuador del primer tiempo, Sud América no encontraba buen juego en ningún sector de cancha, tal es así que para «reaccionar» acudieron a las defensas zonales, que para esos momentos iban a ser favorables ya que Pablo Mouche en ataque lograba aproximar el peligro al arco de Sergio Rochet, aunque el mismo no era muy exigido en esos instantes. Más cerca del final, Diego Polenta evita que el equipo anaranjado abra el marcador sacando un balón sobre la línea, que a mediano plazo significó goles a favor.

El complemento en los dirigidos por Claudio Baggio dio inicio mediante ataque posicional, aunque no le era próspero ya que de a poco el partido se iba desequilibrando. Por la banda derecha, el que se hacía ver era Matías Zunino a la hora de ser la opción de pase en las paredes, de las cuales Nacional generaba peligro en el arco de Juan González que respondía sólidamente. Hubo unos momentos de partido, en los cuales los tricolores no encontraban fortuna a la hora del pase filtrado, generando así un estado de estímulo en el buzón a la hora de atacar; tal es así que a los 70′ Sergio Rochet evita que un potente balón a su arco sea gol, que a mediano plazo implicó en goles a favor.

Los cambios en los albos aproximándose a los 70′, le cambiaron la cara al partido, ya que con los ingresos de Andrés D’Alessandro y Brian Ocampo cambiaría el sistema táctico. El argentino le dio mejor claridad a la hora de proponer en ataque, sobre los pases filtrado llegaría a los 73′ el gol de Matías Zunino para abrir el marcador, para de a poco generar un estímulo en los bolsilludos. El dominio de partido era cada vez más un hecho que una palabra, siendo tal que Nacional se proyectó en ofensiva para de alguna manera sentenciar la historia, hasta que a los 88′ Diego Riveiro cobra penal a favor de los albos, el cual Gonzalo Bergessio lo convierte en gol, para de esta manera concluir en victoria tricolor por 2-0.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *