Cerrito venció 2-0 a Nacional en una tarde/noche fresca y lluviosa en el Estadio Charrúa.

El partido comenzó de manera intensa en ambos equipos, remarcando que salieron «a comerse la cancha», agregando que los tricolores han estado entrenando gran parte de la semana en césped sintético. De esta manera el auriverde se iba a plantar con defensas mixtas que les eran eficientes ante la poca prosperidad ofensiva de los albos, a modo de reacción el foco se fijaría en el pase filtrado a Juan Ortiz, además sobre los 12′ con revisión del VAR Andrés Matonte cobra penal a favor de Cerrito ante un golpe de Mathías Laborda al delantero gitano, para que Maximiliano Silvera ponga el 1-0 a favor de los locatarios, que les iba a funcionar como estimulante en el cotejo. Los dirigidos por Alejandro Cappuccio se iban a enfocar en el ataque posicional para intentar reaccionar en materia futbolística, pero el buen cierre de espacios de la defensa auriverde fue mejor. Sobre los 20′ en Cerrito se hacía ver la buena participación de Damián González como volante, siendo este el revulsivo del partido a la hora de regatear con fortuna por los laterales tricolores.

La tranquilidad gitana se hacía ver en cancha, ya que el estar en el score arriba y la falta de propuesta de Nacional era un motivo para que los dirigidos por Roland Marcenaro busquen dominar el partido en la amplitud de campo de juego generando espacios y lograr «agotar» físicamente al rival. Aproximándose al final del primer tiempo, Armando Méndez tuvo la oportunidad de empatar el cotejo de cara al entretiempo, pero su posición en el inicio de la jugada fue causante de que derive en offside la situación.

El complemento daba inicio de manera intensa en los tricolores, que de alguna manera buscaban generar peligro en el arco de Nicolás Gentilio, aunque la poca certeza a la hora de concluir el último pase ante la portería fue impedimento de empatar. Poco después, a los 55′ nuevamente Maximiliano Silvera convierte para Cerrito tras una jugada con error de Mathías Laborda en última línea, el auriverde se pondría 2-0 arriba. Casi enseguida, Alejandro Cappuccio opta por darle ingreso a Renzo Orihuela en lugar de su compañero mencionado anteriormente, que no tuvo un buen partido en esta ocasión, pese a jugar en su puesto natural que es donde rinde de la mejor manera en su equipo. Post gol auriverde, los albos no se iban a mostrar con prosperidad ofensiva en el ataque rápido, ya que nuevamente la sólida defensa zonal locataria le anulaba el partido a los delanteros de Nacional.

Sobre el ecuador del segundo tiempo, la visita tendía a mejorar su rendimiento futbolístico con la aparición de Gonzalo Vega y sus triangulaciones por el sector izquierdo ofensivo, pero continuamente los tricolores no lograban convertir ante la solidez de Nicolás Gentilio en el arco. Reiteradamente sobre el final los dirigidos por Alejandro Cappuccio lograban proponer en ofensiva a la portería rival, aunque las oportunidades eran marradas, y de esta manera el triunfo iba ser de Cerrito.

La ausencia de Guzmán Corujo y Gonzalo Bergessio se hizo notar hoy en Nacional, a la hora de definir situaciones claras de peligro.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *