Peñarol fue más en toda la serie de Sudamericana y terminó clasificando con justicia pese a perder 1-0 cómo local en el clásico revancha ante Nacional.

El trámite del partido estuvo notoriamente marcado por el resultado de la ida y la obligación del visitante de convertir dos goles.

Capuccio metió mano en el equipo e hizo que se pareciera bastante más al del torneo local, aunque inexplicablemente terminó dándole los minutos decisivos a jóvenes como Vecino y Martínez por delante de la posibilidad de ingreso de Andrés D’Alesandro.

En el caso del manya, Larriera salió con el mismo equipo pero supo adaptarlo a un trámite donde lo presionaron más alto y por ende no tuvo el dominio del balón en varios tramos. El carbonero esperó bien parado y si no clasificó más tranquilo es porque desperdició varias oportunidades de contra, principalmente una en los pies de Agustín Álvarez Martínez.

La serie terminó siendo pareja y de dientes apretados, con incluso 3 expulsados – Cantera, Carballo y Musto- que vieron correctamente la roja en el final.

El descuento para Nacional llegó en el minuto 100 con un cabezazo del mejor de los ambos que fue Corujo pero no le alcanzó a los del Parque Central.

Peñarol avanza merecidamente a cuartos de final en una llave histórica y con algunos jugadores a un nivel excepcional como Agustín Canobbio y Walter Gargano.

Por Iván Antúnez

Vergarense, periodista y futbolero enfermizo. Actualmente integrante del equipo de @futbolclubuy e @infoTNU. Antes en @RadioUruguayuy

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *