Nacional venció 3-1 a Progreso, en una tarde lluviosa y fresca en el Estadio Abraham Paladino de La Teja.

El partido comenzaba de manera intensa en los tricolores, haciendo referencia a su modelo defensivo «pressing»; mientras que «los gauchos del pantanoso» se enfocaron a meter pases filtrados ante las presiones tricolores. De esta manera los locatarios dominaban el partido en su escenario, pese a estar con el viento en contra en la primer mitad. En lo que se refiere a planteo defensivo, los dirigidos por Maximiliano Viera apostaron a defensas zonales; además Fabricio Fernández mostraba un rendimiento interesante, que por momentos era el superávit gaucho. Se aproximaban los 15′, y Nacional no encontraba a Gonzalo Bergessio que estaba siendo bloqueado totalmente por la defensa locataria, aunque esto obligó a la visita a ampliar su juego por los laterales, y de esta manera el delantero cordobés logró abrir el marcador a los 37′, luego de un centro de Camilo Cándido que descolocó a la defensa de Progreso. De esta manera los tricolores de a poco empezaban a dominar el partido y sentirse cómodos, que instantes después a los 41′ Leandro Fernández pone el 2-0 a favor de los dirigidos por Alejandro Cappuccio tras ir al rebote de su tiro anterior que dio contra el palo, y así sentenciar su primer gol en torneo local de cara al entretiempo.

El complemento daba inicio de manera especial en los locatarios, tal que apostaban al modelo de ataque posicional, abrochando fútbol de dos tres toques y progresar; del otro lado los albos se dedicaban a cerrar espacios con defensas zonales, que no prosperaron ya que a los 13′ Fabricio Fernández desde aproximadamente 27 metros descuenta a favor del gaucho del pantanoso dejando el score 2-1, para darle mayores esperanzas a su equipo de cara al final. De esta manera los nervios se hacían notar en un Nacional que no se mostraba sólido ante el juego de toques rápidos de Progreso, pero a los 22′ Rodrigo Rojo se va expulsado de manera polémica, que esto indicaba ser un estimulante para los tricolores de cara al final. La defensa mixta empezaba a ser la apuesta alba ante la intensidad de ataque rápido a la que se presentaban los dirigidos por Maximiliano Viera en estos momentos, aún así los bolsilludos no aprovechaban tener un jugador más en cancha, y su único reactivo por instantes era el contraataque que tendía a ser oportuno, pero Rodrigo Formento respondía de manera firme y segura. Aproximándose al final, Alfonso Trezza sentencia la historia en el barrio La Teja, luego de encontrar el rebote del tiro desde afuera del área de Andrés D’Alessandro, y de esta manera fue triunfo 3-1 de Nacional ante Progreso.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *