En un encuentro sin grandes sobresaltos, River Plate le arrebató el partido a los aurinegros sobre el final.

Imagen
Fuente: @KELITO_1911

Peñarol llegaba al cotejo ante River Plate (PAR) sabiendo que con un empate le alcanzaba para asegurar el pasaje a la siguiente fase de CONMEBOL Sudamericana.

El cotejo inició con el elenco paraguayo parado en 3/4 de canchas, cortando los circuitos de juego internos y cediéndole el esférico al aurinegro.

A los 3′ minutos de juego, Gary Kagelmacher colocó un balón largo a la espalda del lateral rojiblanco en dirección de Joaquín Piquerez, quién tomó la pelota y rápidamente ejecutó un pase a las inmediaciones del área para la llegada de Facundo Torres. Este último cruzó la pelota en destino del punto penal y la misma fue al saque de esquina tras un rebote.

Esta acción iniciada por el defensor central mirasol, se iba a ver reiterada en numerosas ocasiones a lo largo del partido.

Por parte de los locales, que habían comenzado la contienda a la retranca, al minuto 8′ llegaría la primera ocasión en su favor. Tras un error de Walter Gargano en mitad de cancha, Marcelo González capturó el balón en las proximidades del área y ejecutó un remate que hizo estirar al guardameta Dawson para mandar la pelota al saque de esquina. Producto de esta acción llegaría la apertura del tanteador, Marcelo González -quién había sido protagonista en la jugada anterior- le colocó el esférico en la cabeza a su compañero Alex Garcete quien en un notable impacto de cabeza venció el arco carbonero.

En post de este gol, el partido no iba a tener grandes sobresaltos. Peñarol tuvo la posesión del balón pero no pudo dañar a partir de la misma. Los balones largos a las espaldas rivales en destino de la subida de Joaquín Piquerez eran la principal herramienta de los de Larriera, que hasta por momentos los mirasoles abusaron de este recurso.

Ya en el cierre de la primera mitad, se iba a reproducir la primera chance para la visita, que iba a tener nuevamente a los aurinegros insistiendo por izquierda. En esta ocasión, Facundo Torres lanzó un centro que se fue abriendo en dirección del área, para que Agustín «Canario» Álvarez le dejase servida en bandeja la pelota a Ceppelini, quien sacó un gran disparo haciendo lucir al golero paraguayo.

Peñarol se iba al descanso habiendo estado impreciso e incómodo en el primer tiempo y sabiendo que el ‘score’ parcial no le era favorable.

El tiempo suplementario se iba a desarrollar en similares condiciones. De la misma forma que Peñarol culminó el primer tiempo mostrando buenos síntomas en ofensiva, el inicio de la segunda mitad iba a ser hasta mejor para la visita. Cuando corría el minuto 53′, Pablo Ceppelini se apoderó del balón en las inmediaciones del área rival y colocó un pase formidable en sentido de la trepada de Giovanni González, que dejó sin nada que hacer al lateral Carlos Montiel. De manera sumamente cerebral, el marcador de punta ex River Plate se introdujo en el área y al momento de enfrentar al arquero rival en lugar de definir, decidió situar la bola hacia atrás al punto penal donde allí Agustín Álvarez Martínez se encargó de lo que mas sabe; convertir.

Con este resultado parcial, el aurinegro respiraba tranquilo ya que se estaba clasificando a la próxima fase.

El partido volvía a tener momentos llanos con respecto a juego y ocasiones. A los 61′, Gary Kagelmacher salió unos metros de su posición natural con el objetivo de quitarle la pelota al rival, pero finalmente terminó cometiendo una innecesaria infracción en las cercanías del área. Otra vez Marcelo González iba a ser el partícipe en favor de River Plate, en esta circunstancia, con un gran disparó de pelota quieta que terminó incrustando en el horizontal peñarolense. Minutos más tardes se generaría otra oportunidad para los dirigidos por Celso Ayala, Carlos Montiel apareció solitario en área rival tras un gran tiro de esquina, e impacto el esférico con un violento cabezazo que se fue a centímetros del parante izquierdo.

Se esfumaba el encuentro y los mirasoles ya iban deleitándose con el boleto a octavos de final. Luis Caballero se encargó de amargar la noche amarilla y negra. En efecto de un potente rechace desde zona defensiva por Carlos Montiel, Caballero capturó el balón que cayó a espaldas de la defensa aurinegra y emprendió una carrera hacia el arco defendido por Kevin Dawson, que tras enfrentarlo, definió de manera cruzada para darle vida en el grupo a su equipo.

Los de Larriera si bien venían demostrando grandes dotes de buen fútbol y además de eso cosechando resultados, hoy no tuvieron fluidez ni funcionamiento lo que desembocó en no alcanzar un resultado positivo. Sería algo inesperado que Peñarol no avance de fase ya que con este resultado final, sigue dependiendo de la misma ecuación: obtener al menos una unidad. En la última jornada visitará a Sport Huancayo.

ALINEACIONES.

River Plate. Gustavo Serdán; Mario Saldivar, Alex Garcete, Gustavo Giménez, Marcos Montiel; Osmar Molinas; Marcelo González, Cristian Sosa, Aldo Quiñonez, Mario Otazú; Dionisio Pérez.

Peñarol. Kevin Dawson; Giovanni González, Fabricio Formiliano, Gary Kagelmacher, Joaquín Piquerez; David Terans, Jesús Trindade, Walter Gargano, Facundo Torres; Pablo Ceppelini, Agustín Álvarez.

POSICIONES.

1° Peñarol – 12Pts (+12) // 2° River Plate – 10Pts (0) // 3° Corinthians – 4Pts (-3) // 4° Sport Huancayo – 0Pts (-9)

*El jueves Corinthians recibe a Sport Huancayo para completar la quinta jornada.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *