Nacional empató 0-0 con Atlético Nacional en la ciudad de Pereira, luego de un complicado ambiente que se vive en territorio colombiano.

El partido comenzaba de manera intensa, remarcando como principal factor el contexto caldeado que se vivió en los momentos previos al partido. El «pressing» era la primer arma defensiva que planteó el verdolaga, con el fin de cerrar espacios y jugar con la ansiedad tricolor, que de igual manera salió «a comerse la cancha» apostando a dominar el balón. Poco después, a los 7′ Felipe Carballo se retira lesionado, para darle ingreso a Facundo Píriz, aún así no había peligro de gol en ninguno de los dos equipos. Más tarde los albos optan por plantearse ofensivamente con el ataque posicional, pasando y dominando el juego para luego encontrar espacios, pero la expectativa de gol era una ilusión óptica; mientras que en defensiva le ponían foco a las fijaciones de marca.

Al poco tiempo, los dirigidos por Alexandre Guimaraes buscaban injerencia en el ataque directo, ya que gozaban de un juego rápido de delanteros como lo es el de Jonathan Álvez, pero Sergio Rochet en el arco no requirió mucho esfuerzo. De a poco Brian Ocampo se iba poniendo en partido, usando su destaque en el regate con el que de a poco agarraba confianza para potenciar a Nacional en el juego ofensivo, aunque la delantera tricolor fue intrascendente en el primer tiempo.

El complemento no empezaba de la mejor manera para Nacional, ya que no encontraba espacios para darle juego a Gonzalo Bergessio, agregando por otra parte que no había peligro de gol en ninguno de los dos arcos. El mal arbitraje empezaba a tener peso en un partido chato y malo disputado en Colombia, además se cortó con mucha frecuencia el juego por distintos tipos de infracciones y amonestaciones a jugadores de ambos equipos. Poco después Brian Ocampo luego de regatear durante varios metros de campo pisó área rival para poder generar peligro en el arco de Átletico Nacional, pero la defensa verdolaga mostró solidez a la hora de defenderla, resultando todo una ilusión óptica para los dirigidos por Alejandro Cappuccio. A los 62′ Camilo Cándido es expulsado tras golpear a un futbolista colombiano, lo que obligó después a los tricolores a cambiar su esquema táctico y hacer cambios haciendo el ingreso de Agustín Oliveros para focalizar el juego en la defensa a hombre. Sobre los últimos minutos de cotejo los locatarios tuvieron una clara ocasión de gol para abrir el marcador, pero Sergio Rochet demostró estar sólido a la hora de defender su arco, siendo esto valioso para que Nacional vuelva a Montevideo con un punto.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *