En una noche de otoño, con tendencias calurosas Nacional venció 2-0 de Wanderers por la Supercopa de Uruguay disputada en el Estadio Centenario.

Los primeros minutos de cotejo mostraban trascendencia en la mitad de cancha tricolor, donde Joaquín Trasante se mostraba interactivo, además de ser opción de reordenamiento ofensivo. Poco después en ataque el bohemio, fue Mathías Abero quien marró una gran oportunidad de abrir el marcador luego de la ineficaz anticipación defensiva que presentó Mathías Laborda en dicha situación. A los 13′, Leandro Fernández abre el marcador en el Parque Batlle, tras una soberbia asistencia de Brian Ocampo, donde encontró al delantero argentino solo en el segundo palo para que definiera de cabeza; hay que destacar también las pérdidas de marca defensiva de Wanderers en su defensa zonal.

La desesperación en los dirigidos por Daniel Carreño se hacía notar en cancha, tal que su modelo defensivo pasaría a ser el «pressing». Esto le generó solidez a los albos a la hora de armar juego, dándole foco al dominio de balón del que de a poco se apoderaban los bolsilludos. Wanderers no encontraba solución en ataque, siendo el mismo ineficaz a la hora de romper las líneas defensivas de Nacional, a este modo el equipo de La Blanqueada lograba estar sólido en las anticipaciones defensivas, pero no le ponían foco a la propuesta ofensiva.

El inicio complemento no resultaba ser muy positivo a nivel de partido, por un lado Hernán Rivero no se mostraba seguro y eficaz a la hora de definir para el equipo del Prado; mientras que los tricolores apostaban al dominio de balón para luego injerir en ofensiva con el ataque posicional. Al ser sustituido Andrés D’Alessandro para que ingrese Emiliano Martínez minutos más tarde, esto inclinaba a un cambio de sistema de juego en Nacional, dándole foco al armado de juego y retención en media cancha, esta situación no fue de agrado para el ex Inter de Porto Alegre. De esta manera los albos dominaban el juego, y de a poco generaban más peligro en el arco de Ignacio De Arruabarrena, pero el mismo respondía de manera sólida.

El juego de los dirigidos por Daniel Carreño era cada vez más intrascendente, haciendo hincapié a que no generaban propuestas en ataque y a que no lograban la retención de balón, agregando que finalizado el partido recibió tarjeta roja el entrenador bohemio. Minutos más tarde Leodán González cobra penal luego de revisar en el VAR, en una jugada curiosa debido a que únicamente Gonzalo Bergessio era quien reclamaba penal en los tricolores; en la misma se veía con claridad una mano dentro del área por parte de Guzmán Pereira. Y el delantero cordobés a los 79′ ponía el 2-0 para Nacional desde el punto penal, de esta manera los albos estaban a un paso de ganar la Supercopa 2021. Tal es así que Wanderers rifó sus últimas oportunidades sobre los últimos minutos empezaba a mostrar interés en el juego, pero la definición no acompañó esta noche a los dirigidos por Daniel Carreño; y el nuevo campeón es el equipo tricolor de La Blanqueada.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *