» Un entrenador no es mejor por sus resultados, ni por su estilo, modelo o identidad. Lo que tiene valor es la hondura del proyecto, los argumentos que lo sostienen, el desarrollo de la idea. No hay que juzgar la idea, sino el sustento. Yo puedo valorar proyectos antagónicos. Lo que nunca se puede hacer es sustituir las convicciones» firma Marcelo Bielsa.

Esta conducta, filosofía o modo de vida que impera en aquellos que consideran a Bielsa como un modelo futbolístico, puede extrapolarse a la conducta y coherencia que ha tenido Alejandro Cappuccio en la conducción de Rentistas.

Alejandro Martín Cappuccio Díaz, es un profesor como Licenciado en Educación Física, Abogado, Escribano y entrenador de fútbol. A sus 45 años, el nacido en montevideo ha alcanzado la gloria, independientemente lo que pueda acontecer de aquí en más. La pluralidad de profesiones, no son accesorios al momento que vive «El Pino», como lo llaman sus amigos, sino que por el contrario, son una muestra de la capacidad, puesta en el ejercicio de una función, en este caso la de entrenador.

El conocimiento, como la filosofía que pregona en cada charla, cada conferencia, denotan que sus conocimientos adquiridos van más allá de un entrenador convencional, y por el contrario cada palabra, cada gesto, cada idea, son frutos de un modo de ver el fútbol, y de conducción, que en el acierto o el error, la concordancia o discrepancias, hacen del momento del bicho colorado.

El éxito no es un accidente, es trabajo duro, perseverancia, aprendizaje, estudio, sacrificio y sobre todo, amor por lo que estas haciendo o aprendiendo hacer.

Alguien, con la vorágine del fútbol «moderno», puede ocurrírsele que un entrenador que entra último en un torneo, que pelea el descenso por esa mala campaña, que incluso hasta la última fecha pensaba más en mantener la categoría que en la semi final, pueda mantener su puesto, la respuesta es clara y seguramente unánime, no.

Pero el proyecto, verdadero por cierto, prevaleció más que los propios resultados, claro está sustentado en un profesional con convicción, con las ideas claras, que tenía claro el objetivo, viendo el bosque y no el árbol, que no se detuvo en pensar si el descenso acechaba, o que lo hace aún mejor; no se lamentó por las bajas y creyó siempre que lo que tenía era lo mejor, y con esa idea cimentada en lo mental, logró la hazaña que ni el mas hincha del rojo pensaba que podía lograr.

Tiempo previo a la semifinal de ayer, el estratega de Rentistas afirmaba; «no es bueno y hasta es un proceso lógico para todo lo que hemos sufrido en estos últimos meses, una realidad que el equipo está muy diezmado, pero no quiere decir que lleguemos así a las semifinales», «Con este plantel, empatamos con Nacional, Liverpool, perdimos pasada la hora con Torque y contra Peñarol hasta las expulsiones el partido era parejo», la frase del entrenador no hacen más que confirmar que tener las cosas claras, no solo reflejan una forma de ver el fútbol, sino el camino a recorrer, sin sustentar ideas o formas en el resultado, sino el en camino y el como, no tanto el cuando.

«La lógica es que gane Liverpool, pero vamos por la excepción», si tendría las cosas claras, que no le temblaba el pulso para admitir que se iba a enfrentar a uno de los mejores equipos de la actualidad, con momento y rendimiento, con un nivel futbolístico que rayaba la perfección, pero más allá de decir eso patentaba «son 90 minutos y nuestros jugadores van a dejar la piel», y vaya si la dejaron. Rentistas jugó como que no había mañana, no podía jugarle de igual a igual a Liverpool, y lo tenía claro, uno podría paralelizar este encuentro con el planificado por Giordano ante Independiente del Valle, cuando una estrategia, criticada por demás por cierto, lo llevó a obtener el objetivo, y ahí nuevamente reflejar que el sustento de la idea no está en cuando, sino el como, la estrategia, la inteligencia para saber como y cuando lastimar a un rival que quizás en 10 partidos, te gana 9.

«Nosotros padecimos el Clausura. Tuvimos ocho bajas, siete de ellas titulares y nos costó mucho que los jóvenes fueran haciendo experiencia, con errores que cuestan puntos, pero todo forma parte de una estrategia institucional y también del problema que generó el desfasaje del periodo de pases.», esa estrategia, esa convicción de que el camino es la recompensa, ayer dejó patentizado, que los nombres a veces se pueden rendir al corazón del uruguayo, a la garra charrúa, a la idea de que no todo pasa por una cedula o un futbol vistoso y aceitado, sino que la estrategia, el saber como hacerlo y la mente puede más.

Rentistas, su SAD, entendieron todo, respaldaron una forma de visualizar, no se dejaron llevar por el micro clima del fútbol arrollador y por una maquina de picar entrenadores, mantuvieron su idea, su proyecto y vaya si dió su frutos.

«Un resultado injusto, tendría que haber ganado Liverpool. Estamos orgullosos por lo conseguido y por el contra quien. Un equipo con uno de los goleadores del campeonato, con el mejor lateral izquierdo y el mejor volante del campeonato. Antes de la expulsión Liverpool ya jugaba mejor y por eso digo que es injusto el resultado» decía hoy en la mañana de «A Fondo» con Da Silveira, y su expresión no hace que reafirmar su idea, tener las cosas claras, no marearse con los aplausos, tiene la mente fría para el día después cuando los halagos sobran, analizar como si fuera un cuadro a la perfección lo que pasó en la noche del miércoles en el Centenario.

Entonces, está claro que en el fútbol como en la vida, en los procesos negativos todos te abandonan, nadie te acompaña para ayudarte a ganar, pero todos te acompañan si has ganado, es una ley misma de la vida, por eso tanto en la vida como en el fútbol, no llegaras lejos sino sabes donde está el arco.

Foto: Salimos.uy

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *