Una cuestión de actitud

«El fútbol es todo lo que usted quiera, pero al menos para mi es, sobre todo, una cuestión de actitud», así se expresaba Marcelo Bielsa en una de sus tantas conferencias de prensa luego de haber conseguido el ascenso a la Premier.

Claramente, es extrapolable a lo que le pasa hoy a Nacional, un equipo donde no contagia, es inoperante, se derrumba ante cualquier adversidad y no logra mejorar en su fútbol, confirmando que el tema no estaba en el técnico, y el revulsivo pasa por otro lado.

Ayer, Ligüera debutó ayer en el banco tricolor y metió mano en el equipo, desde lo táctico pero también desde lo técnico.

El equipo pasó del clásico 4-3-3 de Giordano, al 4-2-3-1, que por momentos era un 4-1-4-1.

En la linea final, no hubo demasiadas variantes, Mendez, Corujo, Orihuela y Oliveros repitieron. De mitad de cancha hacia arriba fue donde se observaron las variantes, Rafa García tuvo como volante central, seguramente apostando a su estirpe contagiosa, y a encontrar mas fortaleza defensiva con el experimentado volante. Martinez y Carballo estuvieron por delante de este, Ocampo por izquierda, mientras que Lores apareció por primera vez como titular y por derecha. Berggessio fue la referencia de área del equipo del Floridense.

Boston River por su parte, tuvo el clásico planteamiento de Tejera, esperar y contragolpear, dos líneas de 4 bien cerradas, un media punta y la referencia de área para el muy buen jugador que es Bentancourt.

En los primero 15, Nacional propuso, tuvo la pelota, se vió la idea del entrenador, pero fue intrascendente, no pudo profundizar, y se quedó en buenas intenciones.

Después de eso, el equipo de Barrio Bolivar, se animó, tuvo un par de remates, hasta que llegó al gol, después de un quede en la defensa tricolor.

Con la ventaja a cuestas, y el descenso acechando, los de Tejera defendieron con uñas y dientes, ante un tricolor sin ideas, que volvió a ser el de Giordano, pero con Ligüera en la raya.

A pesar de jugar mas de una hora con superioridad numérica, el equipo nunca tuvo levante, no logró discernir en ningún momento alguna jugada clara frente a frente ante Falcón.

Quedó más que demostrado que no pasa por un cambio de timón, los circuitos fueron los mismos más allá de los cambios de figuritas.

Lo destacable fue la oportunidad de Ramírez, quien entró con confianza, participativo y tuvo alguna chance de convertir en un tiro libre.

Luego de eso, las variantes, el posicionamiento, el volumen de juego fue un calco al de anteriores partidos, es preocupante a esta altura y la presión es aún mayor, con el cambio de entrenador, con una diferencia en la Anual exigua, viajará a Maldonado para enfrentar al depor, y de no ganar, puede perder Anual, y el Bicampeonato.

En contrapartida, Boston River, vive y lucha, logró pasar a Defensor Sporting en el descenso, y de no ganar el violeta esta noche, puede depender de si en la última fecha para mantener la categoria.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *