El Plaza de Espinel revivió la mejor noche de su historia y despidió a Peñarol de sus intenciones de campeonato. Clara victoria 3-1.

Y debe hablarse de los méritos del elenco patablanca primero, porque fue dominador de principio a fin. Teniendo la pelota la mayoría del tiempo y defendiendo ordenado cuando no.

Sobre Peñarol ya habrá tiempo de escribir muchas páginas, pero cabe resumir que ese paciente grave, del que siempre hablamos desde el arranque del año, luchó al final pero su vida en el uruguayo pendía de un hilo.

Un cúmulo de errores y bajos rendimientos hizo que el plantel más costoso, que triplica en valor a su tradicional rival, dependiera enteramente de dos jóvenes con pocos partidos encima.

Habrá que ver ahora si el no conseguir el objetivo es sentencia para Larriera o si la dirigencia valora la mejora del final de año para darle continuidad y reforzar su idea el próximo torneo.

El futuro cercano le depara una semana para seguir luchando porque puede terminar ésta fecha sin depender de si mismo para ser Uruguay 2 en Copa.

Por Iván Antúnez

Vergarense, periodista y futbolero enfermizo. Actualmente integrante del equipo de @futbolclubuy e @infoTNU. Antes en @RadioUruguayuy

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *