Peñarol remontó un partido que le era muy adverso, derrotó de forma justa 2-1 a Torque y mantiene sus ilusiones en el Clausura.


Tras una primera parte donde Torque lo dominaba en todos los aspectos, el elenco de Larriera reaccionó acorde a lo que era una final para sus aspiraciones de entrar a Libertadores y pelear el uruguayo.

Es que los 45 minutos iniciales fueron un monólogo de tenencia del elenco celeste, que con su presión alta obligaba a Peñarol a perderla en salida o con pelotazos que hacían lucir a los zagueros Rack y Arismendi. Y cuando la tenía Torque jugaba con paciencia, pues ganaba por el hermoso gol de Darío Pereira.

Pero con el entretiempo el aire cambió y ya desde el inicio de la segunda parte el manya se plantó en campo rival con Terans y Torres más enchufados. Justamente David a los 10 marcó el empate.

El envión anímico sumado a la muy buena lectura de los cambios por parte de Larriera, poniendo a Nahuelpan, hizo que el manya arrinconara al celeste contra su arco y llegara al segundo por parte del goleador Álvarez Martínez.

Es de destacar el ingreso del argentino, porque le sirvió para volver estéril la presión celeste. El balón largo pasó a ser una salida efectiva para Peñarol y con ello evitó que Walter Gargano y Álvarez Martínez  perdieran más balones cerca de su área. El resultado fue que Torque no llegara prácticamente en todo el resto del partido.

En resumen Peñarol ganó, sigue luchando por ser Uruguay 2 en Copa y en el Clausura espera pues está a 5 del líder Liverpool faltando 9 por jugar.
Aún depende de otros, pero hay muchos cruces que le pueden dar vida.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *