Ganó y presiona

Peñarol volvió al Campeón del Siglo logrando dos premisas, ganar y dar pelear por el Torneo Clausura. Además logró la primer victoria de Larriera en el reducto carbonero.

River Plate viajaba al CDS. para enfrentar a Peñarol en lo que era un partido clave, se enfrentaba la irregularidad del conjunto mirasol y la racha del equipo de Fossatti, que venía de 5 triunfos al hilo y soñaba con meterse en la definición del torneo.

El floridense volvió a formar con su esquema tradicional Dawson , Acosta, Formiliano, Kagelmacher, Piquerez, Trindade y Gargano como centrales, Gio González y Torres por banda, atacando con Britos y Álvarez Martínez, un 4-4-2, que por momentos se transforma en un 4-2-3-1, apareciendo Britos por detras del 9.

River Plate por su parte, alinió a Machado en el arco, Viera, Salaberry y Guzman Rodríguez, Calzada y Piriz tomaron el eje central, Silvera y el «Ojito» Rodríguez como carrileros, Montiel fue el nexo de Neris y la «Joya» Arezo.

El partido fue parejo, se dieron la pelota, no se lastimaron demasiado, un partido muy estudiado por ambos, la jugada capital del penal cambió el partido, Britos la mandó al fodno de las redes y de ahí el conjunto darsenero salió mas dispuesto a lastimar al guardamenta de Peñarol y tuvo dos oportunidades en escasos 4 minutos.

En la segunda mitad, el partido fue igual, Fossatti trató de probar con las variantes, buscó con el ingreso de JM Olivera, posicionar al equipo con el juego largo, pero tampoco le dió resultados, el conjunto del Prado no logró cristalizar efectivamente las pocas chances que tuvo, y se quedó con pocos argumentos en cuanto al último pase.

Peñarol en cambió controló el partido, y mucho más luego del gol de Alvarez Martínez, las variantes de Larriera fueron para controlar el partido, y hasta se dió el lujo de hacer debutar a Maxi Pereira.

El triunfo carbonero tiene varios condimentos importantes, primero ganar en su reducto, segundo presionar a los de arriba, tercero y en lo estrictamente futbolístico; el entrenador ha acertado con la dupla Acosta-González en el carril derecho, y la confianza que le ha dado al juvenil centro delantero Álvarez Martínez que siempre genera y complica a las defensas rivales.

River Plate, no pudo confirmar la racha, se alejó definitivamente de la posibilidad de pelear el Clausura y ahora piensa en asegurar y cuidar la clasificación a la Sudamericana.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *