En el inicial de la segunda jornada del Clausura, figuraba un partido que prometía y mucho por la propuestas de uno y otro, tanto la idea del argentino Marini, como la de Carrasco, siempre son pasibles de buen fútbol.

Y así fue, un encuentro muy vertiginoso, lindo de visualizar, con mucha intensidad, bien jugado, donde los dos trataron de plasmar su idea en el campo del Monumento Histórico al Fútbol.

El que hace sus veces de local en el Centenario, formó con su clásico 4-3-3, el siempre bueno de Fiermarin bajo los tres palos, la línea final con Pizichillo, Arismendi, Rak y Teuten, la mitad del campo como interior Brun, Scotto y Neira a sus costados, atacando Coccaro, Otormín y Rodriguez.

Carrasco por su parte apostó al 3-4-3, Alvez, Rodriguez y Argacha estuvieron en la zona defensiva, Nuñez y Schetino repartieron la mitad del campo, el «Indio» Fernandez y Olivera por la banda, atacando, Franco, Pereira y el argentino Nequecaur.

La iniciativa en los primeros minutos la tuvo Fenix, le costó acomodarse en el partido a los citadinos, hasta que Brun agarró la batuta, comenzó a ganar la mitad del terreno, y empezaron a generarse los circuitos por afuera.

Las diagonales de Otormín, los desbordes de Pizichillo, y las transiciones de Neira, hicieron inclinar la cancha para el equipo de Marini, que pudo irse ganancioso en la primera mitad.

La segunda, fue una hegemonía, Otormín abrió todo el libreto y derrochó fútbol en el Centenario, fue quien controló, pausó, manejó los hilos del celeste, para conducirlo a la victoria.

Un tiro libre del ex Nacional a los 62 minutos, de antológica pegada, puso la apertura, 8 minutos después un centro perfecto del mismo, le puso la pelota en la cabeza a Coccaro para que ampliara el marcador y a los 94, Alvarez cerró lo que fue la victoria del equipo citadino.

Fenix no pudo en ningún pasaje del segundo tiempo controlar ni táctica, ni futbolísticamente al conjunto de Marini, se vió ampliamente superado, y pudo ser mucho peor.

Párrafo aparte para Leandro Otormín, un futbolista de excelentes condiciones, que si retorna a su nivel, poco vamos a verlo en nuestro fútbol, ayer desde principio y hasta que lo sustituyeron fue excelente su juego, en todo momento pidió la pelota, jugó e hizo jugar a su equipo, comenzó la victoria y asistió para el segundo. Es un futbolista que venía mostrando un alza y que ayer lo confirmó, cuesta creer que con las falencias que tiene por la banda Nacional no sea visto como una opción de retorno.

Otro que tuvo gran partido fueron Ignacio Neira, que cada vez que es llamado actuar es muy rendidor, siempre 6 puntos mínimo, ayer se entendió mucho con el ex-Nacional, e hicieron jugar al celeste, y Franco Pizichillo, que debería mejorar en la faz defensiva, pero que cuando va arriba es un jugador muy interesante, culmina bien, realiza de mejor manera las transiciones siendo salida permanente del equipo de Marini.

El novel Montevideo City Torque, quiere coparse, le mete presión a los de arriba, se olvida de abajo y a esta altura es más que una sorpresa, da pelea, vive y lucha, ilusionándose con una copa internacional, porque no, la Libertadores, quedó segundo en la Anual y a 6 del tricolor, proyectos serios, concreciones ineludibles.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *