Los últimos días de Nacional no fueron los mejores en cuanto a resultados y rendimiento colectivo. Marcando en ellos los partidos ante River Plate y el enfrentamiento clásico ante Peñarol.

Los primeros minutos de partido, los albos se enfrentaron ante oportunidades ofensivas mal ejecutadas por parte del equipo argentino, aunque los tricolores se encontraron con similitudes que plantearon en el partido clásico como lo fue la ansiedad de abrir el marcador mediante el «pressing» por parte de los delanteros. Luego la tarjeta roja a Sergio Rochet le termina dificultando el partido a Nacional, debido a que el guardameta está en un presente notable, además de ser clave en el orden defensivo y que Luis Mejía se encuentre sin continuidad en el arco. Minutos más tarde River Plate abre el marcador con gol de Jorge Carrascal, y en ese momento inicia el desorden y la desorientación defensiva tricolor. Además de la poca proyección en materia ofensiva por parte de Pablo García y Gonzalo Castro, sumando también a la poca propuesta en armado de juego del mediocampo albo.

El gol de Ayrton Cougo sobre el final de la primera parte, le intentó cambiar el partido y el planteo a Jorge Giordano de cara al segundo tiempo. Aunque el mismo fue una ilusión óptica para Nacional, debido a que la organización por parte del equipo de Marcelo Gallardo fue ampliamente superior.

En el segundo tiempo los tricolores jugaron sus peores minutos del año 2020, iniciando los mismos sin orientación defensiva en los pases filtrados que hacía Bruno Zuculini. En ellos el principal perjudicado fue Mathías Laborda, debido a que no se enfrentó de la mejor manera en el 1 vs 1 por su sector defensivo. Luego Jorge Giordano apuesta al juego veloz con los ingresos de Santiago Rodríguez e Ignacio Lores, aunque los mismos no tenían un papel fácil para enfrentar a River Plate. Los primeros minutos Nacional tuvo un poco más de dominio de balón, aunque el mismo no pudo hacer propuestas ante la buena defensa de los dirigidos por Marcelo Gallardo, que apostaron a la defensa mixta para luego realizar ataques posicionales con tendencias rápidas.

A partir del domingo el conjunto albo apostará al campeonato local, debido a su reciente eliminación por Copa Libertadores. Además se enfrentan ante un Wanderers, al cual no tienen conocimiento últimamente, ya que empataron en el Torneo Apertura 2-2 en el Parque Viera en el mes de marzo. Se destaca que ambos equipos llegan con puntajes similares en el Torneo Intermedio (14 Wanderers, 15 Nacional), lo cual nos traerá un juego parejo para la final del mismo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *